Whitehouse.gov: Biden ocupa la Casa Blanca digital

El pasado 20 de enero, mientras Joe Biden juraba su cargo como 46º presidente de Estados Unidos y nuevo inquilino de la Casa Blanca, otra mudanza se estaba realizando de forma paralela: el sitio web Whitehouse.gov se desprendía del rastro de Trump y se refrescaba con los nuevos aires de la administración Biden-Harris.

Antes de Obama, el sitio web de la Casa Blanca era básicamente un enorme repositorio de comunicados de prensa. Pero su equipo digital lo transformó en un sitio dinámico que permitía la participación ciudadana, en la línea de un gobierno abierto.

Después llegó Trump. Su equipo no construyó su propia web, como lo había hecho el equipo de Obama (y el de Hillary Clinton, anticipando una posible victoria). Trump utilizó el diseño ya existente en la web de Obama –aunque destrozando la navegabilidad del sitio– y se limitó a eliminar las referencias a verdades inconvenientes –como el cambio climático o los derechos LGTBI– para sustituirlas por sus propias realidades alternativas.

Con Biden, Whitehouse.gov restablece su conexión con la realidad y promete recuperar el dinamismo de la era Obama. Veamos algunas características de la nueva web de la Casa Blanca:

Una llamada a los desarrolladores

Obama creaba en 2014 el U.S. Digital Service, una unidad tecnológica con la misión declarada de «brindar mejores servicios gubernamentales al pueblo estadounidense a través de la tecnología y el diseño».

Ahora Biden parece querer retomar esa apuesta por la tecnología. Un mensaje oculto en el código HTML de Whitehouse.gov invita a las personas con perfiles profesionales tecnológicos a unirse al equipo del USDS: «If you’re reading this, we need your help building back better».

El mensaje termina con el enlace a la página con el formulario de solicitud de trabajo en el USDS.

Mensaje oculto en el sitio web de la Casa Blanca

El español regresa a Whitehouse.gov

Según estimaciones de la Oficina del Censo de Estados Unidos existen 41 millones de personas que tienen un dominio nativo del español en dicho país. Un porcentaje de ciudadanos estadounidenses que tanto Bush como Obama consideraron lo suficientemente significativo como para incluir páginas y secciones en español en la web de la Casa Blanca.

Trump eliminó el español del sitio en 2017, aunque asegurando que se estaba trabajando en su restauración. Un año después Whitehouse.gov seguía sin contenidos en español, y así ha permanecido hasta el final de su mandato, exceptuando unas pautas sobre la covid-19 publicadas en marzo de 2020 después de la presión de grupos latinos.

Biden recupera el espacio en la web para la segunda lengua más hablada en el país, con un ítem destacado en el menú que reza “Español” y que conduce a la versión en español del sitio, La Casa Blanca.

Sitio web de la Casa Blanca en español

Una web accesible e inclusiva

Dos conmutadores nada discretos llaman nuestra atención al acceder a la nueva web de la Casa Blanca. Uno de ellos nos permite cambiar el diseño del sitio al modo oscuro o de alto contraste. El otro deja habilitar una versión de la web con un tamaño de letra más grande.

Sitio web de la Casa Blanca en modo de alto contraste

Son dos señales visibles de lo que en el sitio se expone expresamente en una Declaración de Accesibilidad: “Este compromiso de accesibilidad para todos comienza con este sitio web y con nuestros esfuerzos para garantizar que toda funcionalidad y todo el contenido sean accesibles para todos los estadounidenses”.

Otro cambio que ya se ha realizado en este aspecto es el de añadir textos alternativos a las imágenes –algo que no se hacía en la web de Trump–, y el equipo de desarrollo sigue trabajando para añadir más mejoras, como la inclusión de versiones de texto sin formato para archivos PDF u otros documentos, subtítulos en vídeos y otras.

El compromiso final es cumplir con las pautas de accesibilidad WCAG para que las personas que usan lectores de pantalla, necesitan subtítulos para el audio o no pueden utilizar un ratón o una pantalla táctil fácilmente pueden acceder al contenido de Whitehouse.gov.

Otra novedad destacable en la web de Biden se encuentra en el formulario de contacto. En un movimiento claro hacia la inclusión, se ha añadido un campo para los pronombres, entre cuyas opciones se encuentra el they singular usado por las personas de género no binario. Una medida muy bien recibida en la comunidad LGTBI después de que Trump hubiera eliminado cualquier mención a ella en la web de su mandato.

Las prioridades de Biden

Fuera ya de aspectos técnicos o de diseño, el gran cambio en Whitehouse.gov lo hallamos, sin duda, en sus contenidos. Tras cuatro años de Trump en los que la web presidencial servía principalmente a su propaganda, Biden recupera el contacto con las cuestiones y problemas reales que afectan a los estadounidenses. Y lo hace dejando claro cuáles son sus prioridades políticas inmediatas:

[…] acciones para controlar la pandemia del COVID-19, proporcionar asistencia económica, enfrentar el cambio climático y promover la equidad racial y los derechos civiles, al igual que acciones inmediatas para reformar nuestro sistema migratorio y restaurar la posición de los Estados Unidos ante el mundo.

El pasado 20 de enero Donald Trump no solo abandonó físicamente la Casa Blanca. Tampoco, como decíamos al principio, queda ya ni rastro de él en Whitehouse.gov.

Autor/a