Comunicación política en tiempos de pandemia (III): La comunicación ciudadana

La decisión del Gobierno español de promulgar el Estado de alarma en el mes de marzo del 2020 tenía como finalidad obstaculizar el avance de la pandemia generada por la Covid19. Está situación anómala ha generado en la ciudadanía española grandes cambios, al igual que en la comunicación política. Justo un año después, repasamos algunas claves de las estrategias de comunicación de instituciones y ciudadanía.

Auge de las redes sociales, videollamadas y comunicación digital

Durante los últimos años se ha ido estableciendo cada vez más rápido el desarrollo de las redes sociales y las ventajas de las tecnologías para el ámbito laboral, escolar y de investigación. Era de esperar que con la aparición de una pandemia se produjera un crecimiento aún mayor de los sistemas de telecomunicación.

Si algo hemos aprendido en 2020 ha sido a hacer videollamadas. La obligación de muchas empresas de continuar su actividad de manera remota ha acelerado el aprendizaje sobre herramientas de teletrabajo. Llevado a la cultura y el deporte hemos visto conciertos por streaming, yoga en casa y mucho más. En la comunicación política también han aparecido numerosos formatos de debate y discusión a través de plataformas de streaming (Youtube, Twitch, Zoom), directos en redes sociales (Instagram, Twitter, Facebook Live) e incluso formatos experimentales en realidad virtual. Las restricciones que impiden concentraciones de personas han supuesto un reto (cuando no una polémica) para actos de campaña, llegando incluso a impedir la celebración de los tradicionales mítines donde los/as candidatos/as se dan baños de masas con sus militantes.

Esta extensión de debates y foros en internet ha permitido la generación de redes entre personas que se encuentran en diversos puntos geográficos, tanto ponentes como público. Hemos podido ver igualmente cómo estos formatos telemáticos han sido más difíciles de dominar para algunos que para otros.

Nuevos formatos y narrativas de comunicación ciudadana

Pese a no poder salir de casa, la ciudadanía ha encontrado numerosas formas de expresarse durante los meses de confinamiento. Uno de los elementos más simbólicos de esta etapa han sido los famosos aplausos a los sanitarios. Una convocatoria espontánea a través de las redes sociales para aplaudir desde nuestros balcones el esfuerzo de los profesionales sanitarios a las 20:00 se termina convirtiendo en un verdadero ritual que canaliza una una explosión de solidaridad colectiva. Meses en los que cada día a las 20:00 salíamos al balcón para aplaudir unos minutos, momento que ha generado lazos vecinales y apoyo mutuo. Los balcones han sido el atril desde el que la ciudadanía se ha expresado, por lo que hemos podido ver todo tipo de mensajes de ánimo a los sanitarios y de apoyo colectivo para darnos motivación mutuamente.

Sin embargo, este tipo de acciones de guerrilla también han tenido su vertiente negativa. A finales de marzo de 2020 se extendió una fuerte cacerolada de protesta desde los balcones a causa de los escándalos de la monarquía.

Esta acción fue copiada meses más tarde, durante la desescalada, por grupos de extrema derecha que protestaron contra el gobierno. Estos grupos también inauguraron las “manifestaciones en coche”, que colapsaron las vías de varias ciudades y que han sido emuladas en varias ocasiones.

Porque además de esfuerzo y esperanza, este último año también ha sido un año de rabia. Las explosiones sociales a causa de diferentes acontecimientos como la muerte de George Floyd y la demostración de fuerza del movimiento Black Lives Matter han llenado las calles y han obligado a políticos, medios y ciudadanía a posicionarse contra el racismo.

En la cara contraria, 2021 empezó con un suceso inesperado: el asalto al Capitolio por una amalgama de grupos de extrema derecha, ultraliberales, negacionistas y células de la alt right que denunciaban el supuesto fraude en la victoria de Joe Biden como Presidente de los Estados Unidos.

Finalmente, no podemos olvidarnos de los verdaderos héroes, de quienes -tras los profesionales sanitarios-nos han salvado la vida: los memes. Estos meses de incertidumbre, ansiedad y fatiga pandémica han sido más llevaderos gracias a estas pequeñas creaciones digitales que circulan por internet satirizando e interpretando la actualidad. Gracias a cuentas como Malacara, Derribos y Deconstrucciones, Neuraceleradísima y muchas otras hemos podido sobrellevar esta etapa gracias a la crítica y al humor.

Recapitulando, las restricciones y las medidas de seguridad han obligado a las organizaciones y sociedad civil a reinventarse rápidamente. ¿Estamos entrando en una nueva era de formas de comunicación o será todo como antes cuando consigamos superar la pandemia?

Meme pandemia
Meme pandemia

Otros artículos en esta serie:

Autores/as

,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *