Big Data y política: garantizar los votos de una campaña

Nos encontramos la era del Big Data, en la que el recurso más valioso son los datos (y más concretamente los macrodatos). No solo son utilizados por grandes empresas para conseguir un mejor rendimiento y resultados, también se han convertido en un arma política de gran importancia.

Pero, ¿deberían los candidatos decirle a los ciudadanos aquello que quieren escuchar? Vivir rodeados de marketing de consumo se suma a la aplicación cada vez más frecuente del Big Data como herramienta de captación de datos. En el ámbito de la política, esta gran cantidad de datos producidos por los votantes son procesados para ser utilizados. Una de las fuentes más frecuentes para la captación de información son los medios online, consiguiendo obtener todo tipo de datos que acabarán siendo analizados y aplicados para un mejor reconocimiento del electorado.

El Big Data hace posible una predicción sobre el comportamiento de la población, permitiendo la segmentación de la población a la hora de enviar propaganda electoral personalizada. No solo predice cuál será el comportamiento electoral, también permite extraer todo tipo de gustos e intereses de la población, así como conocer los problemas que les preocupan.

El objetivo es lograr una campaña lo más personalizada posible. Los mensajes serán adaptados a una parte concreta de la población, creando mayor interacción entre ambas partes. La utilización del Big Data en la política no ha hecho más que evolucionar.

Su primera aplicación fue en la campaña de reelección de Obama en 2012. En este momento se dio un paso más en la tradicional utilización de bases de datos de votantes a partir de categorías demográficas. El hecho de poder tener acceso a todos estos datos sobre los hábitos y costumbres de los electores permitió realizar una pronosticación de voto de los ciudadanos e identificar a aquellos que se encontraban indecisos para poder captarlos. Todo tipo de campañas de microtargeting fueron utilizadas para redireccionar los votos de forma efectiva.

Aunque fue la campaña de Donald Trump en 2016 la que acabó cambiando por completo la utilización del Big Data. Trump usó todo tipo de técnicas de análisis y marketing digital para hacer llegar 100.000 mensajes electorales totalmente personalizados a destinatarios específicos de forma diaria. Entre las técnicas se encontró la detección de un grupo de ciudadanos que se encontraban preocupados por la inmigración entre los espectadores de The Walking Dead. Mediante Google Maps y las herramientas dedicadas a la analítica pudieron bombardear con su campaña electoral a los espectadores de este sector en las pausas de la serie.

Pero el Big Data no solo es utilizado en política para ganar unas elecciones. Tener a tu disposición todo tipo de información actualizada de los ciudadanos hace posible predecir cuál será la respuesta en distintos ámbitos ante una propuesta pública. De esta forma existirá una posibilidad de llevar a cabo políticas públicas mucho más eficientes.

Desde la creación de los distintos medios, los políticos han ido utilizándolos para poder conseguir más votantes. La introducción de las redes sociales ha hecho más necesaria aún la creación de mensajes personalizados.

Los diálogos establecidos con los electores han pasado a ser una interacción cercana y continua. Las campañas son mucho más personalizadas y dirigidas a segmentos concretos de la población.
Ante la cuestión de si se pueden ganar unas elecciones utilizando Big Data debemos afirmar que los partidos políticos tienen la capacidad de redirigir la campaña para lograr la captación de votantes. Habrá que tener en cuenta que estos datos ofrecen todo tipo de información que será utilizada para llevar a cabo propuestas adaptas a las necesidades del electorado.

El hecho de que actualmente estemos generando de forma continua gran cantidad de información hace posible que sea utilizada tanto por empresas como por líderes políticos para alcanzar todo tipo de objetivos. La información que generamos en redes sociales de manera permanente tiene un gran valor para todo tipo de corporaciones y partidos que podrían utilizarla en su beneficio. Actualmente se intenta concienciar acerca de la importancia de tener cuidado con la información generada ya que podría ayudar a un candidato a llegar a la presidencia de un país.

Autor/a