Algoritmos, bots y política en las redes

Cada vez es más común la intervención de la comunicación robotizada para las campañas de los distintos partidos políticos

Las redes sociales se han convertido en herramientas imprescindibles dentro de las campañas políticas. Para poder realizar todo tipo de informaciones programadas es necesario el uso de algoritmos, siendo cada vez más importantes cuando se va a trazar la estrategia a seguir.

Los chats automatizados se han convertido en un habitual para informar sobre actos de los distintos partidos, programas y otros datos de interés. La automatización de la información y estrategias a seguir permite simular patrones humanos con el fin de producir tendencias o desviar la atención sobre distintos temas.

A la hora de aplicar los algoritmos en ello será necesario analizar cuáles son los sentimientos de los usuarios, cogiendo los datos que ofrecen en sus perfiles y la actividad que existe en ellos. A partir de este punto se realizan distintas informaciones que tienden a adaptarse a las necesidades de cada uno de ellos.

Fácil, ¿verdad? Solo basta con introducir algunos mensajes que serán la estructura base. A partir de aquí, distintos programas son capaces de ordenar las ideas y generar argumentos que sean afines a los distintos datos que anteriormente han sido analizados. Su reproducción en los diferentes medios hará que tenga un mayor alcance con un coste mínimo en la realización.

A su vez, también son capaces de permitir una buena segmentación, medición de las opiniones reflejadas en redes y el envío de mensajes personalizados. Añadiendo el seguimiento de la estrategia de otros partidos para así poder realizar comparaciones.

Pese a que pueda parecer que todo son puntos positivos, lo cierto es que la desventaja principal y más importante es la pérdida de la emoción en estos mensajes. A la hora de transmitir empatía quedan muy alejados de lo que el usuario sentiría si fuera un discurso realmente realizado por una persona.

En nuestro país, todos los partidos con representación parlamentaria usan los algoritmos en su comunicación. Cada vez es más común el uso de la misma con el fin de de conseguir distintos objetivos. Sin embargo, su aplicación depende del presupuesto destinado, siendo complementario siempre a las técnicas más tradicionales.

A su vez, viene creciendo el uso de distintos perfiles en redes que se encargan de retuitear o compartir contenidos pero sin generar información propia. Orientados en distintos momentos a defender o atacar a algunos personajes políticos en función de los beneficios de la estrategia a seguir. Así como también distintos bots que generan contenido simulando ser medios de comunicación o personas inexistentes.

Esta práctica que por ahora nos parece algo un poco alejado de la realidad no ha hecho más que crecer en cada una de las campañas electorales realizadas. También se está aplicando a distintos gobiernos y administraciones públicas.

Tal es su desarrollo que cada vez cuesta más diferenciar cuándo nos encontramos ante una publicación realizada por un ser humano y cuándo se trata de un discurso creado mediante algoritmos. ¿Está la comunicación política destinada a ser un mensaje personalizado fruto de la combinación de variables estudiadas?

Autor/a